|
|
|
|
|
|

BOZZO DESDE 1905

 Fue en 1905 cuando el primer hermano fundador Sr. Juan Bozzo Oneto, Proveniente de Génova y capitán de fragata de la Marina Mercante Italiana, arribara al puerto de Valparaíso, para integrarse a trabajar en un Almacén de Abarrotes de propiedad de su tío Sr. Juan Oneto Bisso (familiares), en busca de nuevas oportunidades.

 Confiando en el conocimiento adquirido en la administración del Almacén de Abarrotes y las oportunidades que éste depararía en el futuro, convenció a su padre y a su otro hermano fundador Sr. Bartolomé Bozzo Oneto a emigrar de Italia para acompañarlo en el desarrollo del negocio. Es así como desde 1909, los hermanos Bozzo trabajan intensamente hasta conseguir los recursos que les permitió comprar el negocio de su tío y formar la que sería la actual BOZZO HNOS. Y CIA. LTDA.

 El Almacén de Abarrotes ubicado en Viña del Mar, calle Valparaíso 199, se transformó en uno de los más exclusivos y elegantes del balneario, con un gran surtido de cristalería y porcelanas finas traídas desde el extranjero y Chile.

 En 1927 Juan Bozzo O., en uno de sus viajes a Italia, visitando la fábrica de Chocolates Suizos Nestlé, logra adquirir los conocimientos para elaborar un exquisito chocolate exclusivo para la marca Bozzo. Con el apoyo de sus amigos dueños de la fábrica Costa, en las instalaciones de ésta en Valparaíso los hermanos Bozzo se dedican a desarrollar su propio chocolate, el que con el tiempo la selecta clientela de este establecimiento lo distinguirá como uno de los más exclusivos y apetecidos del mercado nacional.

 El espíritu emprendedor de los hermanos los llevó en 1929, a incursionar en el mercado de Santiago, para lo cual se instalan en un nuevo y amplio local en Estado N° 52, el que sería por 30 años la casa Matriz del negocio. Este local se transformó en una reconocida tienda en artículos de regalos exclusivos y chocolates finos, en sus vitrinas y anaqueles se presentaban Cristalería de marcas Europeas como la Alemana Hutschenreuther, la Belga Val Saint Lambert, Porcelanas Italianas Capodimonti y Española Lladró, entre otras.

 La consolidación del negocio en Santiago estuvo marcada por tiempos difíciles, especialmente por los efectos económicos de la 2ª Guerra Mundial en el país, por las dificultades de abastecimientos de productos europeos y los tiempos difíciles del ámbito político nacional.

 Con la tranquilidad económica que sobrevino al mundo después de la 2ª guerra Mundial, los cuatro socios de la nueva generación, primos hermanos entre ellos, aprovecharon las oportunidades del mercado logrando que la compañía Bozzo Hnos. creciera en forma significativa en el período 1959-1970. En ese período, se abrieron locales en Santiago para estar presente en los nuevos centros de atracción comercial como fueron Ahumada N°12, Providencia N°2125 y Alonso de Córdova N°6080 (sector Apumanque). Durante ese período se consolidó el prestigio de los exclusivos Chocolates Bozzo y las finas porcelanas y cristalerías.

 En los años 80 con la aparición de los Malls Comerciales y la crisis económica que sacudió los mercados internacionales pusieron nuevamente en aguas turbulentas las tradicionales tiendas Bozzo, debido a la fuerte inversión que significa incorporarse en estos centros comerciales, como en la necesidad de descentralizar la administración de ellos. Históricamente, las tiendas han estado atendidas directamente por sus socios, lo que bajo el prisma de los Malls Comerciales es una práctica imposible.

 La nueva generación de hijos de los socios, crecieron cuando el “Barquito de los Chocolates” navegaba viento en popa, por lo que tuvieron acceso a educación superior y con ello a mejores oportunidades profesionales fuera del negocio familiar.

 Es así, como ha partir de Diciembre de 1997, se reestructura la antigua sociedad. Adicionalmente se incorpora personal profesional a la administración quienes son dirigidos por un Directorio compuesto por los actuales socios.

 A partir de esa fecha, las sociedades relacionadas BOZZO HNOS. Y CIA. LTDA. y BOZZO CHOCOLATES S.A., artículos de regalo, abriéndose con un nuevo Formato e Imagen Corporativa. La nueva Imagen Corporativa de este negocio familiar rescató de las raíces de la historia sus rasgos, símbolos, recuerdos gráficos y actualizó su imagen modernizando “El Barquito” vistiéndolo con colores y preparándolo para seguir navegando en su nuevo mar.

 Estamos comprometidos con el legado de nuestros Bisabuelos, Abuelos, Padres y con las necesidades de nuestra querida clientela. Es nuestro propósito seguir ofreciéndole al mercado nuestro querido Chocolate Bozzo para que nuestros clientes se den un gusto y regalen un placer único.

...descubra 100 años de historia...